Rinoplastia porque no respiro bien…

0
304
rinoplastia para respirar bien | Dra. Ana Martínez Padilla

Hay diversas motivaciones para someterse a una rinoplastia. Primero, decir que rinoplastia es la intervención que realizamos en la nariz para modificar su forma y/o tamaño.

En el caso de que haya que modificar el tabique nasal, lo que procede es la rinoseptoplastia. De forma que, en los casos en que no se respire bien, o que la nariz esté torcida por tener el tabique desviado, hay que recurrir a esta segunda operación. Lo más frecuente es que se haga bajo anestesia general. Consiste en la corrección de los problemas que presente el tabique nasal y la modificación estética y funcional que requiera cada caso, de las alteraciones de la nariz que percibimos desde el exterior. A veces, la nariz no tiene resistencia suficiente en sus tejidos para soportar los cambios de forma, o mantener la funcionalidad. En estos casos, puede ser necesario aportar un tejido extra que de forma o fuerza a la nueva nariz, lo que llamamos injertos, que suelen ser de cartílago extraído al arreglar el tabique nasal (aunque a veces puede ser necesario extraerlos del cartílago de la oreja o incluso las costillas). Estos injertos son invisibles desde el exterior.

Así, lo que inicialmente se pudo plantear como una rinoplastia estética, se acaba convirtiendo en una mejora de la función respiratoria, y, gracias a ambas, de tu calidad de vida.

Dejar respuesta